jueves, 3 de marzo de 2016

Ayer me emocioné: 75 de El Corte Inglés

A muchos nos da nostalgia El Corte Inglés porque es esa marca que siempre estuvo ahí, antes de que nacieras: si te daban un regalo envuelto en una bolsa de triángulos verdes ya sabías que era algo bueno, no sabes por qué pero en cada casa siempre había una bolsa de esas y además sabías que si entrabas con tus padres en uno de esos centros comerciales... ibas a pillar sí o sí.

Pues ahora cumple 75 primaveras y para celebrarlo se ha marcado una campaña de esas de llorar, de hecho ayer lloré, la prota de esa campaña soy yo!! Madre mia cuando me regalaron el walkman lo guay que me sentí y ¿qué me dices de la Primera Comunión??

Tienes que verlo!

martes, 29 de septiembre de 2015

Semana 1 con la Thermomix

No, no, no y no. Casi siempre soy de las que pasan por todas las fases del proceso de decisión de compra del consumidor de forma intensiva. Sí, soy perfil tipo y nefasta en la cocina. Siempre tuve claro que no era de las que se gastaban 1.210 euros en una Thermomix porque sabía que jamás la iba a amortizar pero al parecer también soy perfil de persona a la que regalarle este tipo de instrumentos. Ahora me encuentro en la semana 1. En la fase que yo llamo "negación". Ya se fue la presentadora con su excelente pisto y su fácil manejo de los instrumentos ¿o habéis fijado que mientras cocinan van fregando para que luego no veas que se han manchado otras cosas? Son muy listas y eficaces!

Nuestro primer intento fue un brillantísimo pollo al chilindrón, tras descubrir que chilindrón no era fruta ni verdura ni cosa que se compra en el super, sino un tipo de guiso que por cierto nos quedó riquísimo entré en un proceso de enamoramiento que duró poco. Duró hasta el día siguiente. ¿Cómo que con la Thermomix no se pegan las cosas ¡mentira! Mis primera judías verdes se quedaron pegadas. ¿Cómo que es facilísimo y sólo tienes que seguir las instrucciones? Cuando sigues los discos que vienen si, pero cuando buscas por internet... ayyy, ahí tenemos el mayor hándicap, las señoras aspirantes a MasterChef que ponen en sus publicaciones " hornear al gusto" ¿"gusto" a cuánto tiempo y calor equivale? 

Esta es la prueba de que, al menos en la primera semana: Thermomix 1 - Silvia 0


(La carne, de un sospechoso color anaranjado, simplemente sabía raro y no se pudo comer)

martes, 14 de abril de 2015

Las canciones de la boda

¿Sabes esa sensación de cuando estás en una karaoke con tus amigas y ponen sobre tus manos EL LIBRO de las canciones? Eso de que empiezas a hacer la lista en tu cabeza con las letras que cantarás en tus dos minutos y medio de gloria, una canción te gusta mucho pero ya sabes que si la eliges te abuchearán (me pasó una vez con el gran Juan Pardo, ídolo de ídolos, y no pienso volver a permitirlo), y luego piensas en las que son para lucirte tú dentro del grupo (nunca lo intentéis por ejemplo con La Gota Fría, es dificilísima y si se canta entre 4... más!) ah y luego está mi amiga Meri que siempre canta la canción de la más grande y claro, con eso ya tienes al público entregao.

Pues eso mismo estoy sintiendo con la elección de las canciones de la boda. La máxima de Florentino, el director del sitio donde vamos a casarnos, es que no hagamos una boda solo para los novios, sino que impliquemos a los amigos y familiares en forma de incluir sus gustos y tradiciones en la celebración. Esto nos pasa con cosas como el champán, ni a Víctor ni a mi nos gusta y queríamos brindar con un cóctel específico pero al final nos ha convencido, es una tradición más, la del brindis, y como tal hay que tomarla. 

Pero, y ¿las canciones? La de la misa, las del cóctel, las del banquete, las de bailar y las de desfasar ¡es muy difícil! Todos sabemos cuál es la música que de verdad nos da subidón -en mi caso coincide con que es la que me pongo cuando me estoy maquillando para salir o cuando estoy rebuscando en el armario con qué modelito voy a dar el cante una noche- en ese momento te pones tu reggaeton o tu Manolo Escobar o tu Frank Sinatra, sin complejos, cada uno se pone lo que le sale del bolo y canta, porque si cantas es que te gusta de verdad
  • Y entonces piensas... ¿le gustará a los de mi pueblo la BSO de Twilight? No, todo lo que sea en inglés se sale de su hilo musical. 
  • ¿Le gustará a las mi de universidad Manolo Escobar o Rocío Durcal? Hombre pues tampoco, haberlas haylas pero que no es su música de cabecera. 
  • ¿Les gustará a los de mi trabajo las canciones de telenovelas? Pues menos, a poca gente por debajo de los 70 le gustan estas canciones Silvi... 

Igual que tampoco me entusiasman los himnos ancestrales de la OJE y se que en mi boda sonarán, y espero que bien alto :). En fin, que la única conclusión clara es que para que la boda tenga algo de mi, alguna de estas esferas musicales habrá que tocar, pero también la canción favorita de mi madre o amiga o la canción de bodas de alguna pareja cercana, todo para que este día se más especial si cabe aun y que la música nos haga sentir y nos sirva para recordar.

Por cierto, si tienes alguna recomendación... ¡soy todo oidos! A darle a esas teclas!!

sábado, 14 de febrero de 2015

20 de diciembre. EL DÍA

Llega un momento en la vida de toda chica... que es magia, que es puro amor, el momento ¡mi momento! mi tesorooooro
la declaración de amor
la pedida
el compromiso
yo lo llamo, finamente... el hincamiento

Por el amor de Dios, 
¿puede haber algo más romántico y único en este mundo que un hombre que se arrodilla frente una mujer para decirte, a corazón abierto: ¿quieres casarte conmigo??

Ay omá, casi me da un mareo. Como yo llevo cinco años pidiéndole a mi chico que se case conmigo, siempre que me hacía alguna broma yo ponía el pilotito de alerta (ese del: "es ahora!", "ahora es el momento!!", "ahora me lo va a pedir!!!") pero no. A Víctor siempre le gustó llevar las riendas y sabía que cuando lo hiciera se lo iba a currar, pero sin público y sin mariconadas. Después del cine me llevó al lugar donde tuvimos nuestra primera cita, él tenía las manos frías y yo iba monísima de la muerte (no me esperaba la caminata que luego tuve). Llegó el momento de la gallardía, rodilla izquierda a tierra, mano derecha al bolsillo y sensación de nudo en la garganta, los dos solos al atardecer en la silla de Felipe II, tras una declaración de amor y de vida llega el SÍ, QUIERO. Y ahí empieza todo, mejor dicho continúa, quien me conoce sabe que me chiflan las bodas, mis amigas cuando escucharon la noticia empezaron a temblar pesando que iba a ser la típica novia pesada (creo que no lo estoy siendo!) y aunque es cierto que llego sobrecargadita de información, lo bueno es que me lo estoy pasando pipa.

Y esas ya... fueron unas mejores Navidades.

lunes, 12 de enero de 2015

Mi historia con la lavadora

Uno de los grandes inventos que pone la tecnología al servicio de la calidad de vida de la mujer moderna es la lavadora. Mi gran enemiga es, también, la lavadora. 

¿Qué nos pasa? No lo se, una situación cotidiana y aparentemente absurda ha llegado incluso a crearme desde un complejo hasta discusiones de pareja ¿por qué he de sufrir desencuentros sentimentales porque este cachivache no se entienda con mi persona? 

He llegado a pensar que quizás el problema lo tenga yo y lo primero que hice en este piso fue invertir en la solución del problema: me compré Ariel. Huir de la marca blanca parecía el atajo fácil al problema de mi maltratado fondo de armario -de las camisas del pariente mejor ni hablamos- pero fue un parche temporal. Entonces empecé a fijarme, como buena consumidora del siglo XXI que soy, y comencé mi investigación, amigas, foros femeninos y, por último, anuncios de la tele. Y entonces lo vi claro y en mi mente apareció él: el payaso Micolor.
¡Adios al separar! decía el payaso feliz.

Ni una gota más de publicidad engañosa, dije yo. Y, ¿sabéis qué? Funciona!

domingo, 9 de noviembre de 2014

Barajas y El Gordo: dos momentos que me hacen llorar

Hay dos cosas que me emocionan hasta llevarme a las lágrimas casi de ipso facto: los abrazos de la apertura de puertas de los aeropuertos y los telediarios del día de El Gordo

El 22 de diciembre los niños de San Ildefonso dan el do de pecho para ser los portavoces de la suerte nacional y no hay año que no llore de la emoción, ya no tanto por esos que dicen que van a tapar agujeros o pagar hipotecas, es por esos que cumplen los sueños compartidos de todos, que te hacen pensar: bueno, se puede. ¡Bien por ellos!

Un martes de primeros de noviembre la rutina de otros años: me acerco a la cola con las peticiones varias. Mi madre, que quiere su numero, y para mi tia, y para la Chilin... y su madre y su suegra, y la mía. En Doña Manolita no te dejan pagar con tarjeta, así que todos nos vamos con nuestros "fajos de billetes" a comprar fajos de ilusión y esperanza. Como los minutos van pasando, vas cogiendo confianza. El de delante te dice que va a sacar más dinero porque le va a comprar el mismo número a su hermana, que le guarde la vez. La de atrás tiene reservado un número especial: la fecha de su boda (menos mal, en esta administración al menos tienes que hacer tu reserva desde julio y por lo que dicen, el 15 y el 7 son las primeras terminaciones que se han agotado este año). Dos desconocidos, hombre y mujer, hablan de sus vidas, ella lleva en paro dos meses y él le dice que aunque es empresario, también lo tiene "fastidiao". Ella le dice que lo mejor de su vida es su hija, que si tiene trabajo, en Sephora, y que viene sólo a por un número, el del día del ERE.


lunes, 27 de octubre de 2014

Soy tan fan de El Confi...

Atención a su sección dedicada a las tarjetas Black:


Como si de un videojuego se tratara, El Confidencial va detallando cómo y cuándo y con qué nos han ido robando estos chorizos. Interesante y amena lectura...

Recomiendo encarecidamente también el acceso a su infografía interactiva donde también te indicarán qué cargo ostentaban mientras ejecutaban este -siempre supuestamente- robo a mano armada.

domingo, 31 de agosto de 2014

Si, soy una turista de palo

Si no... ¿de qué iba yo a tener esta foto?



Thomas Ricker nos ilustraba este mes de agosto en su Stop being a tourist de The Verge, hemos perdido serendipia porque llevamos tan cerrado el viaje que no dejamos al azar ni el local donde nos compramos el helado. 

Dicen que Internet nos ha vuelto idiotas y que los smartphones nos han rematado. Doy fe en muchos puntos, ahora mismo no sé llegar de un lugar a otro de Madrid si no voy ¡con mi Maps activo!

jueves, 28 de agosto de 2014

Grandes preguntas de la humanidad. Capítulo 1.

¿Por qué, si estamos todo el año deseando irnos de vacaciones, cuando llegamos al destino discutimos más? Oye, comprobado. Que si este museo no. Que si son muchos kilómetros. Que si cena de bocata o cena de restaurante con vistas.

¿Por qué los autobuseros de Madrid conducen como si ellos solos circulasen por el centro? ¡Qué coño les pasa! Son unos suicidas del volante, las motos os tememos.

¿Quién inventó, de verdad, la rumba catalana? Ahora dicen que no fue Peret, qué fue el Pescaílla, ¿qué invento es este?

¿Para qué dibujamos un 30 y un bici en el asfalto si los pobres ciclistas de ninguna manera se sienten más seguros con esto porque ni Dios lo respeta?

¿Por qué nos ponemos Zovirax o Aciclovir cuando tenemos una calentura si la historia ha demostrado que no tienen ningún efecto real? Ni agiliza la curación, ni disimula la herida (esto lo que menos, claro) ni ná de ná.

¿Por qué existen las personas tóxicas en el trabajo? Es decir, qué culpa tengo yo de tus problemas y la falta de significado en tu existencia. Respira, no bufes. Asimila, no te quejes. O al menos ¡no te quejes a todas horas! Aunque no lo creas, el mundo no conspira para que tú recibas en caída libre todos los marrones, están bien repartiditos por todas las oficinas de Madrid ¡y del mundo!

¿Por qué se ven cada vez más embarazadas? ¿Salen con el sol, como los girasoles?

¿Cómo es posible que en rebajas sólo quede lo feo? Soy seguidora de la corriente de que la noche anterior las dependientas esconden las prendas guays para vendérselas a sus amigas, pero ¿todas?

miércoles, 4 de junio de 2014

El rey de los comparadores de coche: everybodycar.com

Llega un momento en la vida de las personas en las que necesitas... comprarte un coche. Y no, esto no es como lo de la casa, en muchas ocasiones es un mandatory porque no se puede vivir sin coche, sobre todo cuando provienes de un pueblo en medio del monte donde el transporte público no llega. 

Cuando tomamos la decisión allá por agosto del año pasado de comprarnos un coche, la aventura fue interesante: preguntamos a los amigos que más sabían del mundo del motor, entramos en foros y nos registramos en webs de usuarios y dueños de las marcas que nos gustaban, nos descargamos folletos y nos empapamos de las webs de cada casa. Nos hicimos una shortlist de seis y nos pusimos a visitar concesionarios... y bueno, el proceso puedes verlo aqui.

Según avanzaba la decisión de compra se acercaba el momento de negociar, que si te pongo la alfombra gratis, que si la casa no me deja bajar más, que si te estás llevando mi comisión... con el tiempo descubrimos trucos, como que a finales de año los precios se ajustan más porque sus matrices les dan rapeles por matriculación y es el mejor momento para comprar. También nos enterábamos, de aquella manera, de la financiaciones que ofrecía cada casa. ¡Algunas eran un auténtico timo!

Pero un día descubrimos una startup que nos llegó como caída del cielo, se llamaba EveryBodyCar.com y la encontré un día trasteando por Twitter. Su propuesta de negocio era muy atractiva: tú elijes el precio que quieres pagar por tu nuevo coche y nosotros te lo localizamos en cualquier concesionario de España. Eliges el color, el modelo y si estás entre dos, pues se los envías también. 


Víctor, Víctor, ¡mira lo que he encontrado! Como no nos cobraban por adelantado y había garantías de que si no lo encontraban, nos devolvían el dinero, obviamente nos pusimos manos a la obra con ellos. El servicio excelente, como buena startup todo muy personalizado -cuando me llamaron por teléfono incluso pensé que había hecho algo mal y estaba pidiendo un Porche en vez de un Kía- y en ese momento ya hablaban en nuestro idioma, no como muchos comerciales de concesionarios que creen que sus potenciales clientes son de la legión de Lobato y conocen el sector al dedillo ¡no te lo enseñan en ningún sitio!


A los pocos días teníamos una respuesta. Más o menos ajustada a los que nosotros pedimos. Pero, ¿qué es lo que más me gustó? El modelo de negocio es una gran idea que se va expandiendo día a día, los comparadores de productos y servicios están revolucionando las formas de compra hacia un consumo inteligente y especializado. No se concibe el consumo de algunos productos como telecomunicaciones, pisos o seguros sin pasar antes pro el Kelisto.es, Rastreator.com o Idealista.com de turno.

Espero que a estos chicos les vaya muy bien, porque se lo merecen, los emprendedores solucionadores de problemas reales tienen un rinconcito en mi altar particular :)

miércoles, 30 de abril de 2014

Así funciona el consumidor

Días después de San Valentín me sentí en deuda con mi pareja y me lancé: escapada a Segovia, un buen cochinillo con mejor vino y hotelito con encanto.

Pero, como suele suceder, este gran plan se juntó con el alto ritmo de trabajo de la agencia, la vida social, algunos temas del proyecto de bilingüismo en el que estoy implicada y fue imposible dedicarle tiempo de calidad a buscar algo decente. ¿Por qué?

Porque los resultados que Google me ofrecía no me convencían, las agencias y otros portales de viajes u ofertas no mostraban nada interesante -sólo http://www.hotelesconjacuzzi.es/ se ceñía a lo que necesitaba, lo malo es que con tan poca antelación ya casi no había disponibilidad- y otros buscadores como Lets Bonus, Groupon y compañía tampoco están preparados para responder al consumidor -¿como puede ser que no exista un buscador por ciudad? lo hay, pero te manda a otras ciudades en vez de mostrar ofertas por destino-.

Asi que nos encontramos saliendo un sábado a primera hora y mientras mi novio conducía, yo ejercía de copiloto aplicada y buscaba en el movil alternativas. ¿Cuáles siguen siendo los sitios que, de verdad, funcionan?
  • ForoCoches
  • Booking

Es cierto que Booking sigue teniendo ese pasado oscuro que es como una verdad a medias que dice que la oferta que muestra el portal, casi siempre es mejorada cuando llamas al alojamiento, pero también hay que reconocerle que, hoy por hoy, son los que cuentan con una mayor oferta de hoteles... y, de eso, ¡me fio! Y de su app usable, sencilla y con una pasarela de pago fiable, también.

A Fuego Lento

El caso de ForoCoches es emblemático, ¿por qué hay marcas que pagan burradas para que un blogger opine "bonito" de tu producto si la absoluta verdad se encuentra solo y únicamente en ForoCoches? Es increíble como siguen siendo ejemplo de la transparencia y opinión personal eficiente. Mientras muchos sitios siguen recomendando Casa Cándido u otros, en ForoCoches van por delante y reconocen la calidad exquisita de Jose María. Reconozco que al principio dudamos, en Foursquare dicen tal, en Yelp cual, en Tripadvisor pascual... y acertamos cuando optamos por la opinión sincera y sin maquillar de los usuarios. Lo malo es que la lectura en mobile... se hace pesada, te obliga a ver videos -bastante largos para un dispositivo móvil- y complica mucho la búsqueda de info.

Pero, ¿por qué resignarme a las opciones de siempre de los que mejor se posicionan en Google? Entiendo que haya que mostrar los resultados de "los que pagan" pero si Google ha funcionado magistralmente hasta ahora era proque el consumidor creía que los resultados mostrados eran, de verdad, los relevantes. Después de ver los resultados de siempre no veo hueco para otras alternativas, nuevas ofertas o diferentes opciones relacionadas con la búsqueda. Tras esta experiencia cuasitraumática y desesperada -en la cual me llevo una experiencia maravillosa, no sabía que Segovia tenía tanto que ofrecer!- me surgen varias dudas:

¿Dónde buscaremos ahora información contrastada y de calidad?
¿Por qué algunas aplicaciones para el móvil son tan difíciles de usar y piden tantos datos?
¿Por qué surgen modelos de negocio que funcionan bien y que se acaban desgastando por... desilusión?
¿Por qué a las grandes marcas les cuesta entender que a veces las decisioens de compra son meditadas pero en otras ocasiones, lo que necesitamos "ya" no son capaces de dárnoslo?

Y lo más importante, el consumidor sigue queriendo gastar, por favor, ¡no nos lo pongáis tan difícil!

lunes, 17 de marzo de 2014

De por qué el cine pierde adeptos

Ayer fuimos a ver Ocho apellidos vascos, como parece que hizo media España, al Cinesa Manoteras. Un poco de distracción de domingo por la tarde tras un paseo por la Casa de Campo se antojaba como buen plan para terminar un fin de semana redondo. 

Me gusta bastante el cine y la ficción nacional últimamente me está dejando buen sabor de boca (con Tres Bodas de Más no podía parar de reír) así que nos acercamos a Manoteras, por cercanía, sin saber cuánto íbamos a tener que pagar.

Llegamos al cine 15 minutos antes del inicio de la peli (19.15) para tener tiempo de coger las entradas, pillar algo para comer y ver los trailers previos (lo reconozco, ¡me encanta!). 

Pero en cuanto aparcamos vimos que además de las habituales colas de domingo había algo raro en el ambiente, eso a lo que yo llamo descontento generalizado.

Vale que no es urgente entrar a una hora u otra a ver una peli, vale que estamos hablando de ocio y que no pasa nada por esperar una cola de 10 minutos que no avanza, lo que no se puede aceptar es que un domingo por la tarde, de los 5 puntos Ticketmaster que había para venta de entradas sólo funcionaban dos (¡y mal!), que las colas sean eternas para que te atiendan con una sonrisa y te vendan una entrada de ¡¡9,40 euros!! (más el parking, mínimo de 1,85€) y luego cuando entras a la sala -patrocinada por Gas Natural y llena de basura en el suelo- te tienes que sentar en una cosa así ¡llena de mierda!


Desconozco si son conguitos o restos de chocolatinas, para mi lo que es, es una vergüenza del tamaño de una catedral y siento que se ríen del consumidor y de los amantes del cine. A estas condiciones cochambrosas se suma la media hora de publicidad que tuvimos que comernos hasta que al fin empezaron dos trailers y luego la película. 
Señores, ¿qué nos está pasando? 
¿De verdad creéis que alguien que paga de media 12€ quiere vivir esta "experiencia del cine"?
No entiendo cómo Cinesa puede permitirse estos lujos, abandonar a su suerte las salas, no cuidar que Ticketmaster funcione correctamente ¡un domingo por la tarde!... en fin, nos quejamos de que el consumidor no acude al cine, pero es que para encontrarnos con pocilgas patrocinadas con costes de acceso a 10 euros/cabeza, lo que me extraña es que aún haya gente que siga insistiendo...

Ticketmaster merecería un post aparte, una chica de unos 15 años se fue casi llorando porque iba a comprar entradas para ella y sus amigas y la máquina se bloqueó en el número 3. Compró tres entradas y luego iba a comprar suelta la siguiente. Y la máquina ya no funcionó más. Con las colas que había tuvo que dejarlo y le dio a sus tres amigas las entradas y ella se fue sola a casa. Una experiencia más... frustrante para el consumidor... y luego nos preguntamos por qué el cine pierde adeptos.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.