lunes, 22 de septiembre de 2008

un evento para no conducir: las catas



De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda eso de las catas. El vino es el rey del mambo: cursos de catas, que si aromático, que si florido, el color, es sabor... Pero vamos que el vino deja paso a catas más intentas: whisky o ginebra. Estos días he podido acudir a diversos eventos donde, tras una clase de historia sobre el nacimiento por destilazión de cada una de estas bebidas, probamos el delicioso manjar de origen inglés con esencias antiguas, tradicionales y, como buen premium, exclusivas.


Los brand ambassador actúan como anfitriones del evento y dan clases magistrales a los "aplicados alumnos" de la técnica de la catación. Obvio que lo saboreado nunca será igual después de saber el trabajo que lleva y los orígenes de productos como Hendrick's o Glenfidich, que dan vueltas alrededor del mundo sin perder su esencia de marca, su esencia de tradición. La valorización de este tipo de productos no se sonigue con simple publicidad (ese arte de decir que lo que estamos vendiendo es lo mejor del mercado), ¿qué pasa cuando eso que queremos vender es cierto que es lo mejor? La publicidad ya no se la cree nadie, sólo nos quedan las relaciones públicas... si están bien hechas. Como las de estas dos marcas. Felicidades. Seguid así.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.