martes, 15 de septiembre de 2009

El síndrome del cómodo periodista


Cuando estudias en una facultad de comunicación siempre están los guays, que son los de publi, los cinéfilos, que son los de comunicación audiovisual y los pringados, que son siempre los de periodismo. Eso ha sido asi de toda la vida pero luego, llega un momento en el que las tornas se vuelven: el publicitario relaciones públicas tiene que venderle una historia a un periodista que, con el tiempo, se ha convertido en un comercial.
  • ¿Pero tu cliente invierte en nuestro medio?
  • No
  • Pues esa información no sale
Qué triste, no hace falta hablar de ética del periodismo, sólo hay que mencionar la dignidad personal de venderse a uno mismo. Esta es una historia de la crisis, de las tendencias, ¿dónde quedó la labor d einvestigación que tanto hizo por una profesión admirada por una generación completa? Ah si, quedó en un puñado de comentaristas gritones y sin educación cuya máxima es llevar al extremo sus opiniones para dar titulares en revistas que cada vez se parecen más a las cabeceras latinas más alarmistas: titulares enormes, mucho colorido sin estilo y noticias morbosas que pierden el norte del interés general.
Pues eso, qué triste esto del periodismo actual.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.