jueves, 8 de abril de 2010

Qué estupendo día de sol

Por fin, se nota que es abril. O que es primavera. Si, mejor primavera porque abril aguas mil suele hacerse efectivo en estas épocas cada año. Y no mola nada.

Da gusto salir a la calle y que el sol acaricie tu cara. Y también da gusto salir un rato de cañas por la zona de Bilbao, ir al 100 Montaditos los miércoles (ojalá no permitiesen fumar, se está convirtiendo en algo asqueroso) y relajarse por las tardes después del trabajo.

Hoy ha tocado cañas de despedida con las del trabajo. De esas situaciones extrañas porque ver a la gente feliz es estupendo, pero será feliz sin trabajar ya en tu empresa, ni compartir la mesa de la comida, ni las miniconversaciones de pasillo.

A pesar de las buenas intenciones en muchas ocasiones JAMÁS EN LA VIDA VOLVERÁS A VER A ESA PERSONA por que sencillamente, vuestros caminos no se unirán. Hablaréis por Facebook, eso casi seguro, al menos el día de vuestros cumpleaños. Pero nada más. Con aquellos compañeros de trabajo de los que eras amigo antes de entrar cambia la cosa, porque en realidad no cambia. Seguis siendo amigos y ya está. Recordando algunos viejos momentos laborales.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.