sábado, 22 de enero de 2011

Hoy, al fin me he hecho el alisado brasileño

No, no confundo nacionalidades. Es brasileño, no japonés. No había dinero para el oriental ni valor para estropearme el pelo de esa manera.

Hoy viernes -estoy en modo flashback-, a las 16.00 de la tarde, tenia cita en Aquarela Peluqueros tras darle muchas vueltas e investigar mucho sobre el "nuevo" tratamiento. Que lo de nuevo no es nuevo, porque en Brasil lleva como una década. Y 3 horas tardó en instalarse en mi pelo.

alisado brasileño, pelo, belleza, blog de belleza, aquarela peluqueros
Como la de la foto, pues tal cual. No conocía a nadie que se hubiera hecho el alisado brasileño así que estuve una semana, por un lado esperando a que llegase alguna oferta de Groupon, LetsBonus y Cía, que nunca llegó. Por otro lado, metida en los foros femeninos que me ayudaron bastante, no hay nada como leer al pueblo para saber cómo es el tema en cuestión. Hola.com y YoDonna lo recomendaban. Ya no había lugar a dudas. Al entrar en el centro había dos chicas con el pelo rizado, pero rizado rizado, una rubia de larga melena y una con el pelo castaño con el pelo como yo. Estilo rizado-fosco-libre.

Llegué tranquila pero con la sensación de no estar segura de nada, todo lo que había leído eran opiniones de gente que no conocía de nada y no sabía cuáles eran sus intereses. Aún así me fié porque no hay mucha información, las revistas de belleza de hoy en día no se salen de sus cánones a investigar más allá de la información y los productos que las marcas les envían de regalo.

En cuanto me lavaron la cabeza comenzó mi ronda de preguntas, de dónde viene, para qué sirve, qué le hace realmente a mi cabello, y porqué durará unos 4 meses, y porqué la gente ya no se hace el japonés si es más definitivo, etc. En fin. Un cuestionario en mi linea.

aquarela, peluquería, alisado brasileño, pelo tosco

Todas las respuestas me encantaron, si hubiera sido de otra forma habría sido tarde, ya tenía la cabeza embadurnada de queratina y al poco tiempo, un secador recalentando mi nuca y una peluquera al volante con una máscara ¿antihumos? como la de las películas. Yo pensé durante todo el tratamiento que aquello tenía que ser tan tóxico como pasearse por una guardería de niños griposos sin protección.

A los pocos minutos de llegar al fin, cuál será mi sorpresa que la rubia que tengo al lado no es otra que la amiga de una amiga que siempre ha tenido el pelo PERFECTO, la típica chica que piensas: "la naturaleza a veces es injusta" o bien "hay que ver cómo se lo curra con secador y plancha antes de salir". Pues nada, un poquito de charla, un poquito de qué es de tu vida, pues yo en Ogilvy, pues yo en Edelman, pues a ver cuándo unas cañas, pues ¿porqué nadie sabía que te hacías esto en el pelo?. La peluquera entonces comenzó a partirse la caja y a decir: las mujeres, todas quieren lo que no tienen y empiezan por el pelo, pero sin reconocérselo a nadie. No te fíes. Surrealista pero divertido.

Ahora tengo el pelo perfecto. Pero perfecto perfecto. Que me da miedo hasta mover la cabeza. Ahora no puedo lavármelo hasta el lunes, ni sudar, ni ponerme coleta ni apartármelo detrás de las orejas porque aun está actuando el tratamiento, y así durante 3 días. Y luego ya haré vida normal. Pero con un pelo bonito. Y normal.

Bienvenida nueva Silvi.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.