martes, 29 de marzo de 2011

Las telenovelas, ese vicio tan grato que sólo entiendo yo

Hoy se pone en marcha otra de mis frikadas. No se si sabes que uno de mis puntos débiles son las historias de amor. Sí, soy una romántica del siglo XVIII atrapada en el cuerpo de una mujer del siglo XXI. No pasa nada. No lo demuestro a menudo. Me encantan las telenovelas, esas retorcidas producciones habitualmente de origen latino (México, Colombia, etc) donde los protagonistas siempre acaban juntos y el final siempre es feliz.

Siempre me ha gustado este género y ya en la universidad me hice asidua de un foro de telenovelas y de varios portales donde se veían en streaming o descargando los capítulos. Pasé muchas noches de alegría, tardes de nostalgia y mañanas de despechos. Es un producto encantador, la telenovela es como un opio, entretiene, divierte y encima yo, que soy tan empática, no puedo dejar de engancharme una tras otra.

En ese foro conocí a gente encantadora, trasnochaba mientras tenía que madrugar para ir a la universidad para hablar con Mireia, una chica catalana a la que aun no conozco y con otras dos compañeras. Había concursos, nos contábamos cosas y las telenovelas nos unían al principio. Más tarde nos empezaron a unir muchas más cosas.
Con el tiempo fuimos perdiendo la relación, a algunos los mantengo en Facebook y a los del foro, con su desaparición, dejé de hablar con ellos.

Hoy se pone en marcha mi columna EL RINCON DEL AMOR en MásQueTelenovelas, el blog de Moiséis sobre el arte de la telenovela… y mucho más.

¡Atentos a mis novedades!

Desde aquí oigo las risas :)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.