martes, 26 de julio de 2011

Tengo una boda, ¿qué me pongo?

Me encantan, me apasionan, hasta me entra un cosquilleo por la tripa cuando me dicen que alguien va a casarse y si encima es una amiga, que se prepare, porque ¡pienso vivirlo a tope! No hay nada más romántico en este mismo que reconocer públicamente -y antes en la intimidad- que la persona que tienes en frente es la mujer de tu vida, la persona con la que quieres compartirlo todo, tu compañera de disgustos y alegrías, la que te levantará cuando caigas y la que te empujará hacia el suelo cuando dejes de tener los pies en la tierra. Esa a partir de la cual planificas tus vacaciones, tus cenas y comidas de Navidad e incluso tus gastos de la compra, ¿puede haber algo más bonito?

En los timpos que corren lo usual es conocer experiencia de gente que se separa, parejas que se ponen los cuernos, matrimonios que se pelean por la casa o la custodia de los hijos, ¿acaso no recuerdan cuando empezaron? ¿es posible que hayan dejado de amar a esa persona con la que contrajeron matrimonio? Me cuesta creer que si, pero la realidad es otra. Nos hemos vuelto ciudadanos exigentes que esperamos el 150% del otro cuando muchas veces, de nosotros mismos sólo damos el 50%. 

La boda es la gran culminación de una relación, puede ser religiosa o civil, íntima o como se conoce entre el populacho, un bodorrio. La boda es ese momento en el que consigues reunir a familia, amigos, tus compromisos y los compromisos de tus padres, para muchos es la primera vez que comen marisco, para otros supone el estreno de un primer traje con corbata. Para los novios la boda es un día de nervios y tensión esperando que todo lo que han planificado durante meses salga bien, para los amigos íntimos es un fiestón de barra libre y gente guapa, para los padrinos es un momentazo, porque son más potagonistas de lo que les gustaría. Los abuelos son los que más disfrutan, nunca esperaron llegar a ese momento y ven a sus nietos como principes y princesas eso si, "siempre podrían aspirar a algo mejor de lo que tiene, pero por lo menos parece buena persona". Para los vecinos -si los novios son de un pueblo pequeño, que se preparen- será el acontecimiento de ese año ya que están a medio camino entre familia, amigos y compromiso y es difícil darles gusto. ¿Y para las chicas? Para una chica una boda es como un escaparate, aunque no sea la novia sabe que va a tener su momento: cuando la vean con su outfit por primera vez, ¿colores de temporada, vintage,  arriesgar o no arriesgar?, cuando la vea su pareja, los novios, los amigos y sobre todo, las otras chicas de la boda.

Ahí te quiero ver. Aplomo, seguridad en ti misma. Las preguntas que ahora te haces deberías habértelas hecho antes pero confío en ti, seguro que lo hiciste. Me refiero al ¿se me notará la ropa interior? ¿Tendré bien colocada la "pechera"? ¿Soy sexy, del monton, ordinaria, hortera, sosa o demasiado recargada? No quiero un "me duelen los pies" ni un "con este tocado no veo bien" y menos un "se me baja la faja" o "se me sube el vestido".
Tienes que estar perfecta.
Aunque te haya costado caro no importa, digan lo que digan, puedes contarle a tu novio o a tu madre que este vestido es una inversión pero nunca a tus amigas, ellas no necesitan ese tipo de explicaciones.

Dos cosas que he aprendido:
  • Si tú te ves guapa, los demás te verán guapa, aunque a algunos seres les cueste reconocerlo.
  • Irás mejorando conforme pasen unas y otras bodas, cócteles, bautizos, comuniones.
Asi que si alguna vez te apetece arriesgar, ¡anímate! Por ahí pasamos todas.

Figura 1. Boda de la Chilindrina y Jeromín.
Figura 2. Boda de Xavi y Mar.

Continuará...

3 comentarios:

UNA CENICIENTA MODERNA dijo...

ya tienes unanueva sgeuidora encanto :) Hace siglos que no piso una boda y lo que mas me gusta es el proceso de seleccion del look y el arreglarme para la ocasion :) xxx

SilviA dijo...

gracias guapa!

B a la Moda dijo...

Qué precioso el vestido largo! Coincido con tus conclusiones.

xoxo
B* a la Moda

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.