viernes, 16 de septiembre de 2011

Thames Festival. O lo que es lo mismo, adios verano.

Una de las cosas que más me sorprende de Londres es esa facilidad para mezclar lo hortera con lo genial, lo vano con lo maravilloso, lo cool con lo pordiosero. El pasado fin de semana se celebró a orillas del Támesis una especie de fin de fiestas multicultural (como todo en Londres) que consistía en un gran desfile y decenas de eventos en los principales puentes y calles que rodean al rio los días 10 y 11 de septiembre.


A saber, catas de whiski, chocolate, churros brasileños, bailes típicos de rincones inhóspitos y gente, mucha gente, que para eso se trata de decir adiós al buen tiempo.
Todo el paseo fue muy interesante, además fuimos con dos de mis compañeras de piso, australianas, que más o menos conocían la ruta oficial para ver las cosas, y luego los mejores sitios para tomar unas pintas -siguen sin gustarme estas cervezas de aqui que más que refrescar lo que hacen es darte de merendar, pero ¿a qué saben? ¿tienen vitaminas y proteinas? Es como merendar un bocadillo de algo que aun no se qué es... Pues bien, al caer la noche empezaba el gran desfile, que perdona que me entre la risa, pero es que eso NO ES UN GRAN DESFILE. Eso es gente que con muy buena intención se prepara un baile y un disfraz y luego sale de la manera más ordenada posible... Aguanté una hora, empezaban a salir por países, de repente empezaron a salir marcas y escuelas de baile y por último, cosas sin sentido como cafeteras o señales de la muerte... en fin que sin saber donde meterme dejé de hacer fotos y volví a preguntarme porqué todo el mundo envidia la organización british cuando luego no tienen narices a hacer un desfile decente. Cierto es que Londres tiene festivales casi cada semana, asi que supongo que estarán en fase de "dejando al azar todo lo que se pueda dejar" pero para los que como yo, hemos visto las cosas bien hechas en otras partes... ¡deja mucho que desear! Eso si, en general, me lo pasé genial.

Mención a parte merece el caso de las madres, ¿te puedes creer que después de cada 10 o 15 "desfiladores" aparecía una madre con su bebé y bolsas de agua? No sólo deslucía el festival sino que ¡¡¡¡no tenía ningún sentido!!!! Por no mencionar por último que como casi siempre en Londres, hay más vigilancia que cosas que vigilar... asi que por cada "representación había al menos dos responsables además de otros tantos que "calmaban" al público, y no, no es que quisiéramos saltar y abrazar a los que bailaban, ¡lo que queríamos era irnos!




1 comentario:

Anónimo dijo...

Me ha encantado la foto con mamá y cochecito de bebé

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.