domingo, 8 de enero de 2012

Días que perfectamente podrían desaparecer del calendario

Esos en los que no sales de casa -y si sales son sólo unos minutos y ni siquiera te arreglas para ser vista por otros humanos- y no haces nada relavante. Estás tú contigo misma -como mucho con tu pareja o tu compañera de piso más íntima- y te dedicas a nada.
Un poco de tele, un poco de chocolate, zapping por aqui, lavadora por allá.
Cojo un libro que tenía olvidado y leo un par de páginas.
Actualizo mi perfil de Linkedin. ¿Quieres verlo?
Veo fotos de otros veranos. Leo mensajes antiguos.
Cotilleo los muros de algunas amigas o ex-jefes.
Leo blogs interesantes o reviso mis favoritos -si tengo algunos desactualizado lo elimino-.
Un poco más de chocolate y revisando en el armario encuentro ese pantalón corto que tan bien me queda. Lo pongo encima para ponérmelo el próximo día.
Encuentro una canción en una carpeta del escritorio. Me la sé. Busco más canciones de reggaetón en Spotify.
Le mando un mail a mi tia con un par de fotos de paseo por Londres. Actualizo el blog con un post irrelevante.
Llamo a mi madre, sin nada que contar, sólo para saber que todo va bien.
Me pinto las uñas. Descubro, sin asombro, que mi color favorito del año pasado está en mal estado pero no lo tiro a la basura, me pongo otro. (Maldito síndrome de Diógenes). De nuevo no hago nada durante 5 minutos. (Para no estropear la manicura).
Bajo a Sainsbury. No hacer nada me da hambre y me he quedado sin chocolate. Me gasto casi 20 libras en cosas irrelevantes. Zumo de Naranja (bastante malo), Red Bull, Doritos, Zanahorias con Humous, chocolate (Milka, Cadbury, etc) y un par de Napolitanas de chocolate.
Entro en Twitter y empiezo a hacer limpieza. Seguía a 909. Ahora sigo a 826.
Son las 2 menos cuarto de la mañana. No tengo sueño y hoy no he hecho nada con mi vida. ¡He pasado del 6 al 8 de enero sin darme cuenta!
Recupero una foto de mi viaje a México de hace casi dos años.
Foto tomada en la cima de Cobá, México. Paraíso natural de aquellos que decían que en 2012 iba a terminarse las civilización tal y como la conocemos y creo que así es. Somos una nueva generación, la del retroceso, la de empezar a trabajar más y vivir peor, la de la codicia, el tenerlo todo y sentir que no tenemos nada. México fue una experiencia inolvidable y si, los mayas aún viven.

2 comentarios:

tanTAs MAneRas dijo...

aunque sean esos mismos mayas los que dicen que TODO terminará en diciembre de 2012..!

SilviA dijo...

no todo, eran más sutiles, del tipo "terminará la civilización ta y como la conocemos". A mi eso no me parece tanta amenaza no?? jejeje

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.