miércoles, 1 de febrero de 2012

Ahora que Londres baja todos los días de 0 grados...

A las tiendas llegan los bikinis!

Algunas imágenes de Primark donde los abrigos ya están a 10 libras, la gente se ha vuelto loca con las rebajas (no hay más que ver que los de la tienda ni se agachan a por las perchas, se las levan arrastrando de la locura que es siempre este sitio) y los bikinis están a 3 pounds.
 A veces pienso que pobrecillos, no tienen un verano como Dios manda, vine en pleno agosto y no paraba de llover y en septiembre -el más caluroso desde 1875- había que ir a menos con gabardina fina. Ahora en enero está llegando lo que muchos echaban en falta, el frio de cojones del invierno inglés.

El viernes pasado me pasé el día de paseo con mi amiga Sandri, mi primera gran adquisición en Londres, simpática, alegre y divertida, tras sus cinco semanas en España -eso es lo que duran sus Navidades- quedamos para ponernos al día, tomar un café en Trafalgar Square, entrar en todas las tiendas de Oxford Street y, cómo no, cenar en Los Molinos (para recordar viejos tiempos) de los mejores restaurantes españoles en Londres. No hace falta decir que salimos de alli a cuatro patas contentillas. Pero fue un día estupendo.
Ese día conocí algo por lo que siempre me preguntaba mi tia, una adicta a la moda. Me decia lo siguiente: "dicen que hay unos grandes almacenes en Londres que son como los Harrods pero más modernos, mis amigas han ido y dicen que es lo último". No se qué entenderán por lo último unas señoras de 60 años pero la verdad es que no supe qué contestarle. Harrods lo conocí a los 4 meses de estar aqui y al fin, el pasado viernes, conocí el famoso Selfridges & Co. Madre mia, como para no verlo, los escaparates no son tan mágicos (o eso me ha parecido a mi) como los de Harrods, pero son estupendos, cada uno a cargo de un diseñador diferente.
 Este año Harrods tenía sus escaparates de Navidad en Swarovski y la verdad es que eran impresionantes, mezclando romanticismo y modernismo, simplicidad con todo lo recargado que puede llegar a ser lo barroco y usando como colores principales el blanco y los brillantes de los cristales. Tan sólo sus escaparates llamaban la atención de todos los viandantes. Turistas o no.
Como estos almacenes los he conocido ya terminada la temporada navideña no es justo comparar, pero al menos tienen esa intemporalidad, esa personalidad que cada diseñador o arquitecto le da a cada escaparate.
Y sobre todo una cosa que me gustó, ¡los detalles para San Valentin!


En fin, que sigue haciendo frio en Londres, pero sigue habiendo muchas cosas que descubrir antes de comprarme ropa de nueva temporada

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.