jueves, 2 de febrero de 2012

¿Se está convirtiendo España en el asilo de Europa?

Es aterrador y a la vez inevitable estar en contacto con España, leer las noticias sobre la crisis o saber en qué condiciones laborales trabajan tus amigos. Casi cada día sale publicada una nueva noticia, no cuenta nada diferente, pero aumenta la histeria colectiva. La generación mejor formada, o JESP (Jóvenes Emigrantes Sobradamente Preparados) se va del país en busca de oportunidades, mejores sueldos y de un sitio donde les traten mejor. Coherente, pero no sencillo. Justo, pero que requiere un trabajo duro.

Casi a diario leo casos particulares de gente que se va y a la vez voy conociendo expatriados aquí en Londres. Es facilísimo, ya somos el sexto grupo más grande -contando con que en España somos 46 millones y que competimos con India con más de 1.200 millones de habitantes o China, con más de 1.300,créeme, es una cifra altísima- y vamos en aumento. Esta misma tarde le preguntaba a mi novio por Skype, si cuando vuelva unas semanas en verano no encuentro nada me vuelvo otra vez, a UK, al norte de Europa, a USA, donde sea. Pero no quiero volver a España cobrando 1.000 en Madrid, dejandome la mitad en el alquiler y metiendo mil horas cada día. Es el momento de apostar por nosotros mismos y creo que debemos hacerlo. De las noticias se extraen conclusiones como las siguientes:

"En España se están quedando los pocos que conservan su trabajo, los funcionarios, los ninis y los políticos. Y ninguno de estos grupos por separado puede levantar un país".

Caso 1. Yo aún estoy en España, pero como tantos otros, probablemente acabaré fuera. No por no tener trabajo, pero sí por las condiciones del mismo. Hace algún año hice prácticas en otro país, donde todavía tengo amigos, y las condiciones de unos y otros son abismales. Ellos ganan el doble de lo que gano yo, desempeñando el mismo puesto. Ellos cumplen su horario, y yo hago unas cuantas horas más por semana. Y ellos también tienen más vacaciones. Al final, haciendo cuentas, sale rentable irse. No sólo por ganar más, sino porque no sirve de nada ganar, sin tener tiempo para gastarlo. Y me gustaría la idea de irme un tiempo al extranjero, pero siempre pudiendo volver; me dolería tener que dejar atrás familia y amigos. Pero por ahora, parece que es lo que hay...

Caso 2. Yo soy uno de esos emprendedores que me quedé aquí por un sueño y una idea. Ahora no hay día que maldiga porqué no me marché fuera. Tengo 43 años y una desesperanza que está acabando conmigo, sólo las pastillas me permiten no estar todo el día llorando. Enhorabuena a quienes os habéis marchado a tiempo.


Caso 3. Me marche con 19 años, volvía al año y pico....me volví a marchar con 23. Regresé con 30, y a punto de cumplir los 40, veo que me tengo que volver a marchar.... esto no lo arregla nadie, porque nadie realmente esta interesado en arreglarlo, de lo contrario las elecciones hubieran dado una sorpresa, y no fue así. El PPSOE sigue devorando el país, y el pueblo lo permite.

Mi jefe y varios de sus amigos british tienen casas en diferentes ciudades costeras españolas. ¿Una moda? No lo creo, sino mirad este libro que encontré en la biblioteca de Hammersmith. Cuando conocí Tenerife con Victor hace ahora casi un año vi sorprendida que en la isla tenian publicaciones, radios y tiendas donde el principal idioma era el inglés. Cuando fui en mayo a Gran Canaria a la despedida de soltera de la Chilindrina el mismo paisaje, turismo británico, alemán, del norte de Europa, turismo jubilado o a punto de... eso es lo que está llegando a España (a excepción del tipo de turismo proIbiza). ¿Y cómo no? Buen tiempo garantizado a precios asequibles. ¿Es verdad que ó único que atrae España es a la tercera edad europea?

La titulitis. Esa es otra de las consecuencias o más bien causas de todo lo que está pasando. Yo misma me autoconvencí de que tener un master al terminar la carrera sumaría puntos a la hora de encontrar un buen trabajo. Y así fue. Al menos de manera puntual. Nunca hubiera entrado en la gran multinacional en la que trabajé de no haber sido por el convenio de mi Universidad. Ahora creo que no todo el mundo tiene por qué estudiar. Estoy conociendo gente que al no tener claro qué querían hacer al terminar los estudios básicos se vienen a mejorar un idioma, eso nunca es perder el tiempo, yo no tenía claro qué estudiar y aun asi, por no "perder" un año me metí en publicidad y rrpp. No me arrepiendo, pero de volver el tiempo atrás, me habría tomado las cosas de otra manera.

Life is hard, be ready for it.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

seria muy fuerte que los viejos-ricos-europeos viniesen a morirse aqui...

MARÍA J.GC dijo...

Lo de la TITULITIS, en España es terrible!! Hay tantos ineptos con carreras!

Provincianas dijo...

Pero ehhhh no os vayais todos!!!

Silvia dijo...

Volveremos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.