jueves, 1 de marzo de 2012

Hoy he ido a una recruitment party

No, no es que haya abandonado la tarea de buscar algo de lo mio. Me he auto-regalado de margen esta semana para empaparme de cada oferta en la que pudiera encajar, ¡de hecho hoy tengo una entrevista telefónica en una agencia de PR! Creo que hacer una prueba y estar unos diez días simplemente buscando para ver cómo está el mercado es un buen punto de inflexión y mi plan era comenzar a hacerlo en abril o así, aunque llevo de momento seis meses aquí... ¡ya me apetecía ver como está todo!

El tema es que ahora que soy la chica del bus pass me hago las rutas del 29 y del 390 todos los días como si no hubiera mañana, y mientras pasaba por Tottenham me he fijado en varios restaurantes supermodernos, de techos altos, de los que me gustan a mi, y me he apeado del autobús. El primero que vi era un Union Jack, una cadena británica que no conocía pero que me dió muy buena espina, era tan mono, tan lovely, tan happy y cute..., que decidí pasarme. Siempre llevo conmigo los 7 currículums que tengo impresos de camarera (paso de tiendas, paso de niños) y cuando pregunté si tenían vacantes en la puerta vi un cartel que me invitaba a la acción tan sólo con dos palabras: RECRUITMENT PARTY y luego "today, join us" y otras cosas que obviamente para mi sobraban, porque ya me habían convencido.

Con el tiempo he ido perdiendo esa vergüenza de entrar en los sitios, preguntar y dar la brasa hasta que me entiendan (pasa a todo el mundo con el tiempo, pero los malos tragos del principio te los tienes que comer si o si...). Entré de muy buen humor, me encantaba la idea de una especie de fiesta para hacer la selección de personal de un nuevo espacio que iban a abrir en Chiswick. Me sentí extrañamente fluida en mi inglés, y hasta divertida, y luego es cuando empiezan con las preguntas estas alucinantes, que donde te ves en 10 años, el qué harías si te pasa esto o lo otro, en fin que es un restaurante, en 5 años no me veo allí, ni aquí ni en el más allá... pero uno nunca sabe.

Un chico muy amable me acompañó hasta una sala que estaba en una especie de bodega y efectivamente había una fiesta, era una especie de mezcla entre Gossip Girl y las fiestas de Woman Secret con bloggers, con pastas, tazas de té, globos, tartas y chupachuses. Había una mesa grande con la comida y fotos de los trabajadores y otras tres pequeñas, cada una con un cartel para diferentes cargos. Tenían un listado con los aspirantes pero yo amablemente le dije que iba caminando por la calle y que si era posible apuntarme. La chica majisima, la entrevista fructífera, pero el restaurante abre dentro de un mes, previo trainee de dos semanas (que no se si pagan) aunque eso si, a la salida nos dieron a todos una bolsita (como las de cotillón) con un posavasos de la marca y unas gominolas variadas. ¡Qué detalle! De verdad que así se hacen las cosas, aunque no me contraten me ha encantado participar en una fiesta tan "especial".

PD. No hice ninguna foto porque me daba vergüenza. Literalmente.

2 comentarios:

Provincianas dijo...

con dos!
Qué tipa valiente!
Me parece una idea genial eso de la fiesta para reclutar!, si señor!
Provincianas como tu con las que molan!

Anónimo dijo...

Flipo contigo. Desde luego, ni rastro de vergüenza! jajajaja Quiero ser como tú!!!

Meri.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.