miércoles, 6 de junio de 2012

Historia de cómo aprendí inglés (parte tres)

Esta parte de la historia es muy corta y con nombres propios. Son Owen, Ben, Paul o Craig. Son los amigos ingleses -mejor dicho, el cockney, el de un pueblo-del-norte de Londres que es imposible pronunciar, el galés y el escocés- que me han ayudado con mis frases, mis expresiones en inglés, imitando mi acento cantabro-británico o poniéndome ejemplos cada vez que los necesitaba y corrigiéndome o riendose conmigo -o de mi-.

Qué paciencia señor. Que han tenido conmigo.

Owen, ¿en qué casos utilizas no strings attached? Pues mira with the girl that I'm seeing, por Dios, con tu novia, ¿no? ¿No te vas con ella 15 días a Grecia? Pues si, pero sin condiciones Silvia. ¡Aaaaah!

Por favor, conmigo proper english, no me hables en cockney, ese acento de negrata adolescente que NO TE ENTIENDO, see you later no es lo mismo que siulee. ¿Cómo lo diría Hugh Grant?

Paul, repite, repite, ¿me repites esto? Aun recuerdo la primera semana de bartender cuando me pidió por favor una cup of tea y yo le puse un capuccino. Ya, parece muy diferente, pero no lo es! Bueno y de estas mil que tengo en mi memoria, me he reido mucho mucho mucho. Está siendo muy interesante vivir en otro idioma. Pero también reconozco que paciencia, MUCHA.


Esta parte termina con una cosa que me sigue pareciendo curiosa. ¿Por qué todos los ingleses quieren aprender a decir J-O-D-E-R? Anyway, yo les estoy enseñando a cambio de que aprendan también un "tú eres maravillosa" y tengo pruebas! It's worth it!.



Continuará...

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.