sábado, 11 de agosto de 2012

El exótico Hotel Marigold

En mi habitual sesión de cine después de la una de la madrugada ayer vi Hotel Marigold. Típica comedia inglesa protagonizada por unas cuentas viejas glorias. Pensé yo. No es un género del que sea fan pero había escuchado buenas críticas. Y me pareció un peliculón. Por fin alguien se atreve a hacer una película de aventuras de jubilados que se centra en nuevos tópicos, la búsqueda de la novedad, el viaje de tu vida pasados los 60, el amor más intenso sobrevolando la tercera edad, la crisis existencial, descubrirse a uno mismo, el exotismo de una nueva cultura y como no, la muerte.


Es una obra sencilla, optimista, sin superhéroes ni tías buenas ni montones de efectos especiales. La película te enseña eso de que en la vida puedes nadar contra la ola... o surfearla -así, en versión resumida- y que puede hacerse en cualquier etapa de tu vida, por mucha falta de brillo que ésta tenga. Cuando leí la sinopsis (...)

“El exótico Hotel Marigold” nos cuenta la historia de un grupo de ciudadanos británicos de clase alta y edad avanzada que viajan a la India para disfrutar de los años que aún les quedan de vida. Se supone que es la solución que la India propone a los ciudadanos más selectos de Reino Unido para que disfruten de su jubilación –un lugar donde poder pasar su edad dorada rodeados de suntuosos servicios y comodidades–, y en efecto así es hasta que siete jubilados con una perentoria necesitad de cambio se presentan a la entrada de este complejo vacacional. Entonces comienza una cómica y romántica aventura en un lugar lleno de placeres. Y a medida que empiezan a establecer nuevas amistades y a realizar inesperados descubrimientos, comienzan a dejar atrás su pasado.

(...) me acordé de la situación de España, de que en muchos países su costa y sus islas son consideradas como un asilo de la clase alta del norte de Europa. Y me dije, pues si, es una gran idea de negocio, como no, España, con la media de edad que tenemos, es lógico pensar que uno de los negocios más rentables no son los bares, sino los asilos para retirados. Por eso me pareció esta peli tan curiosa, porque todo es posible, y porque está llena de grandes reflexiones.

"El único fracaso de verdad, es no llegar a intentarlo.
Y el éxito se mide por cómo afrontamos la decepción, ya que siempre llega"

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.