jueves, 21 de febrero de 2013

Riviera Maya: uno de los viajes de mi vida

skyingriviera mayaCorría el verano de 2010. La tercera semana de agosto. 

Yo me cabreaba por momentos por que mi novio no sabía hasta el último momento cuando iba a tener vacaciones. 

Pero el caso es que me moría por hacer un viaje así, con él. 

Por azares del destino ese año teníamos dinero, un trabajillo extra nos proporcionó la oportunidad de hacer un viaje que bien podría valer como luna de miel -también podíamos haber ahorrado, pero éramos jóvenes, estábamos enamorados y nos moríamos por gastarlo todo cuanto antes, no me preguntes por qué, será cosa de la primera vez que tienes algo de dinero de más, jejeje-.

Más o menos nos gastamos entre hotel, vuelos, transportes, excursiones y compras unos 1300-1400 por cabeza. Yo algo más porque enamoré de un ajedrez de malaquita.

En cuanto supimos la fecha yo, que era una gran aficionada a Logitravel (y lo sigo siendo, aunque a veces pasan cuando tienes un problema en el viaje) reservé hotel y vuelo a Riviera Maya.

Yo quería sol y playa, comer fruta tropical y beber cócteles en un bar con piscina.
(O una piscina con bar). 

Víctor quería algo cultural, quizás alguna maravilla del mundo, salir del continente europeo, descubrir la fauna y la flora locales y desconectar unos días. 

O fue al revés. Ya no recuerdo que quería cada uno, sólo aquel unísono:

¿¿Y México?? ¡¡Siiii!!


La historia es que México tenía todo lo que buscábamos los dos. Tanto, que nos gustaría volver, en cuanto se pueda, para viajar por los rincones que nos quedaron pendientes.

Me empollé la cultura, los viajes, las guías, las características de los hoteles en cosa de cuatro días. A Víctor le gusta ir por libre, descubrir en el momento y no planificar nada. Estupendo, ahora toda la responsabilidad caía sobre mi ¡y yo preocupada!


riviera maya


Salimos de Madrid con la reserva del Catalonia Yucatán, en Puerto Aventuras -con el tiempo nos enteramos que la playa de arena estaba a unos minutos en van, en Playa del Carmen, que es más turístico si cabe- porque Víctor prefería playa de piedras para hacer snorkel, ver peces, coger el kayak... aparato con el cual tuve un miniaccidente porque literalmente encallé con el kayak contra unas rocas cuando intentaba sortear la marea... la situación además de ridícula -tuvo que venir a rescatarme un chico del hotel- era bastante peligrosa. Cuanto yo más intentaba recuperar mi remo, más me golpeaban las olas contra las rocas (todo muy surreal, sólo me faltaba la banda sonora del Desafío Extremo de Calleja).

Yo me metí en varios foros y blogs de viajes para organizarlo todo y aprovechar al máximo los 7 noche-9 días de viaje. Me abrí una cuenta en Los Viajeros y leí sus diarios de viaje, me metí tanto en el mundillo que hice un par de contactos con los que luego compartimos autobús para hacer algunas excursiones que queríamos, además contacté por Facebook a una agencia local (Cenote Azul, tienen perfil en Facebook) que nos recomendaron que era bastante barata y resultó ser una de las mejores elecciones del viaje. 

Con ellos visitamos Chichen Itza, Cobá y Tulum.

Los tres primeros días los dedicamos a los must del destino. Aunque escuchamos las charlas de hotel sobre seguridad, estafas a turistas y demás, todos los viajeros entendimos que era una falacia del hotel para vendernos sus excursiones con un recargo del 30% cada una (incluso más) y ninguno tuvimos ningún problema, ni con policía que te "cobra comisión" por mantener seguras las carreteras ni niños que te tiran del bolso.

La riqueza maya de la Riviera mexicana es algo completamente alucinante y recorrer cada detalle con guías locales es absolutamente imprescindible para entender cualquier sentido y razonamiento a la hora de actuar y vivir en aquella cultura ancestral que hoy pervive. De hecho, me lo creí todo tanto que hasta encargué un calendario maya de estos que predicen cómo va a ser la relación con tu pareja, nos salió un venado como resultado, recuerdo poco más. Pero recuerdo que era positivo. Aunque estando a 2013... como para fiarse de las predicciones mayas...

Es un país para dejarse llevar, una tarde cogimos las bicis gratuitas del hotel y salimos del recinto de lujo. Pues bien, con sólo cruzar la carretera nos encontramos el verdadero México (al menos una parte), niños desnudos en la calle, llorando, llenos de mierda con la cara sucia, peligros potenciales alrededor (cristales rotos, cuchillas, motores y herramientas viejas y oxidadas, jeringuillas) y esa sensación de que la vida transcurre en la calle (que es algo hermoso a mi parecer, vivir en sociedad). También tuvimos esa sensación de bondad, de comparto lo poco que tengo, de estoy aquí tranquilo y no me siento amenazado porque yo tampoco voy a  hacerte nada, de ¿en qué puedo ayudarte?... en fin, me parecen muy muy buena gente. Y me parece que son felices con lo que tienen, creo que por esa regla del no echas de menos lo que nunca tuviste. Pasamos una tarde entera inspeccionando la zona y por la noche ese día sí, hicimos el esfuerzo de ir con otros turistas a la discoteca del hotel.

Los días siguientes seguimos aprovechando a tope el hotel, la piscina, las actividades para turistas -que también son muy divertidas a pesar de que nos eliminaron en la primera ronda de beber cervezas (malditos alemanes)- el todo incluido y los bares y discoteca del complejo. Nos costó bastante superar el jet lag, el primer día a las 4 de la mañana ya estábamos recorriendo las habitaciones y en la discoteca no aguantábamos más de las 10 de la noche, pero merece la pena hacer el esfuerzo y adaptarse cuanto antes.

Si estás dudando si viajar a México o no ya puedes parar. Es un destino del que no te vas a arrepentir ni un segundo. Único. Y casi me atrevería a decir que es de los más asequibles y completos de América Latina.

4 comentarios:

Provincianas dijo...

Deseando estoy, porque me haría un viaje mezcla Silvia-Victor, qué gusto. Hay que gastar lo que se tiene.
Que mira tu si se acaba el mundo la que liamos por no haber disfrutado!

catuxa20 dijo...

Dinos el nombre de la agencia!! Y los datos exactos del recorrido... :) Que ahora que estoy en este lado del Atlántico, es destino obligatorio, y en cuanto junte esos 7 días de vacaciones y los 3000 dólares, me planto allí!

Silvia -Una Fan Incondicional- dijo...

yo también creo que hay que vivir al día y gastar lo que uno tiene, pero pienso que ya voy teniendo una edad... y algo tendré que ahorrar!! jajaja

Pues la agencia que pillamos alli se llamaba Cenote Azul, supongo que seguirá existiendo y la verdad es que estaba genial genial, todo muy maya, jejeje

Anónimo dijo...

What's up, I check your blog on a regular basis. Your humoristic style is awesome, keep it up!
Here is my site ; vuelos a bangkok

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.