miércoles, 17 de abril de 2013

Guy Kawasaki y el hombre que sacó su vida a bolsa

Todos somos una marca, hay que cultivar el branding personal como si fuéramos un producto... cada vez es más complicado saber si lo que vemos de un profesional es fruto de a normalidad o de un estudiado plan de negocios para conseguir quién sabe qué objetivos de sus interlocutores. Guy Kawasaki es un crack. Y él también es una marca. Fue quien inició el debate en El Arte de Empezar del "crear algo con sentido" orientado a los emprendedores y a personas con ideas de negocio. Para el hawaiano, crear algo con sentido tiene cuatro patas clave:
  • Hacer del mundo un lugar mejor
  • Mejorar la calidad de vida
  • Enmendar una terrible injusticia
  • Evitar que algo bueno se acabe
Aplicable a emprendedores y también a uno mismo porque si, suena bíblico y hasta idealista pero es la esencia de una sociedad positiva, competitiva pero no machacona, sino inconformista y con ansias de mejora. Y dirás, qué pesada y hippie te pones Silvi, siempre pensando que la vida es como los negocios... pero es que la vida ¡me sigue dando best practices para corroborarlo! Y si no atentos al hombre que ha sacado a bolsa su vida y que seguro que se ha leido a Guy:
mike merril se sacó a bolsa
  • Los accionistas deciden sobre los aspectos de la vida personal de Mike Merrill
  • Tienen derecho a los beneficios que obtenga fuera de su empleo habitual
  • Su última novia trata de hacerse el control comprando acciones de él
Prometo que primero corroboré si se trataba de una noticia del April fool's day. Pero no. Luego me cercioré de si se trataba del guión para un nuevo capítulo de Black Mirror. Tampoco. El Economista para mi tiene suficiente credibilidad y la historia transcurre de la siguiente manera, creíble o no, pero desde luego "imaginable". Imagina que un día Mike decide sacarse a bolsa a sí mismo por 100.000 acciones, esas particiones pueden adquirirse por un dólar (luego se valora en 100.000 dólares). Los medios, hambrientos de ver cómo evoluciona esto del branding personal le hicieron un seguimiento cercano: Wired por ejemplo pasó un año entero con él. Imagina también que quieres seguir siendo el Consejero Delegado pero que, para darle más morbo a tu "producto de alto riesgo" cedes todo tu derecho a voto y comienzas a buscar accionistas. Entonces tu novia y 12 de tus amigos cercanos deciden apostar por ti, deciden invertir en ti. Literalmente.


En los cinco años que Mike lleva cotizando ha conseguido 128 inversores y que sus acciones asciendan hasta los 20 dólares. Aunque la capitalización bursátil ha pasado del millón de dólares, él ha ganado, más o menos, unos 10.000 dólares. ¿Tan poco vale una vida? El Economista habla de algunas de las decisiones que tomaron en la Junta de Accionistas: por ejemplo, descartaron que se hiciera una vasectomía, le obligaron a vestir solo de la marca Brooks Brothers, a realizar una inversión de 80 dólares en una granja de pollos en Ruanda, que fuera vegetariano y que votara a los republicanos. Le obligaron a realizar experimentos con diferentes teorías sobre el sueño. Incluso se inmiscuyeron en su vida privada, aprobando cada cita que tuviera y cada novia.

Pero ay, el corazón. Su primera novia, aunque accionista, no tenía poder suficiente para decidir y el oligopolio que se formó entre algunos de los accionista hizo que Mike no pudiera tomar ni una decisión que complaciera a su pareja. Con su segunda novia sólo pudo firmar un contrato de tres meses,  eso sí, parece que con la actual la cosa marcha porque ésta tiene alma de broker.


¿Cualquiera puede sacar su "vida" a bolsa? ¿Un parado puede cotizar en el MAB? ¿Y un político? ¿Y Belén Esteban? ¿Puede salir a bolsa un mastin? ¿Podríamos considerar que Martina Klein ha sacado su vida a la venta porque parece la única modelo que nos queda para protagonizar anuncios en la tele? (Bueno esta pregunta es más de coñas entre amigos publicitarios) Ay. Dudas, dudas. Ahora me da penica Mike, el hombre que se tomó demasiado en serio las campañas que decían eso de "debes invertir en ti"...

(Fuente: El Economista)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.